domingo, 25 de enero de 2015

GUERRA FRÍA, ¿SE GANO UN PUNTO?

CDJ TAMARITE: Gatell, Torrelles, Franco, Alberto (Xexi, min. 68), Monfort, Aleix, Bebeto, Juanjo, Ivan (Llurda, min. 84) , Valero (Sasha, min. 72), Feliu.

ILLUECA, C.F.: Barriendos, Benedi, Javi, Andres, Javi Sanz, Juan, Cirac, Bulbu, Moria (Artigas, min. 84), Merino (Cristian, min. 74), Morales.

Arbitro: Sobreviela Solan, auxiliado por Sara Garces y Javier Martin, amonestaron por el Tamarite a Ivan y Bebeto, por el Illueca a Benedi, Javi y Javi Sanz.

Incidentes: Tarde soleada y apacible, terreno de juego  irregular, buena entrada en la Colomina



La definición más cercana para describir lo visto hoy en la Colomina es “guerra fría”, nervios, tensión, despiste… parecía que nadie movía nada pero los unos no podían, los otros no querían pero todo en tonos grises y desconfiados, sosos y aburridos pero con una tensión fría de fondo.

El equipo local se presentaba en la Colomina después de una desastrosa racha de 4 puntos de 30 posibles, lejana ya la victoria sobre el CD Binefar y el heroico empate con el Villanueva, así pues las urgencias empezaban a acosarles, aparte de eso únicamente presentaba 15 jugadores por bajas y lesiones. Por su parte el Illueca viajaba a Tamarite después de vencer en un buen partido al Atco. Monzón, tranquilo en cuanto a posición clasificatoria y con su goleador Morales en plena racha goleadora.

Dio comienzo el encuentro con un Tamarite enrabietado, que ponía cerco rápidamente a la portería de Barriendos, en escasos 3 minutos se cobraron otras tantas oportunidades, la mas clara fue de Iván que estrello el esférico en el larguero.



Rápidamente el Illueca entro en el partido, mató la iniciativa local, presionando fuertemente la salida del balón local. Esto corto de raíz la iniciativa tamaritana e hizo que los locales empezaran a sentir los nervios de tan mala racha. El partido se torno soso y aburrido, con los locales atenazados y el visitante ralentizado el juego, evitando así cualquier intento de imprimir ritmo al balón.

Hasta el minuto 14 se asomó el Illueca por la portería de Gatell, Morales dispara alto.
En el minuto 22 pudo haber cambiado el rumbo del partido, cuando Gatell falla en la entrega del balón y se lo da a Morales que solo ante el portero no acierta a marcar, Gatell lo evito enviando el balón a córner.

De ahí al final de la primera parte un quiero y no puedo por parte del Tamarite y un no puedo pero tampoco quiero del equipo visitante.



Parecía que en los vestuarios se darían directrices para revertir la situación, habría cambios… pero nada de eso, comenzó la segunda mitad igual de insulsa y falta de juego, como había sido la primera, quizás el Tamarite le intentaba poner algo más al juego, pero el plomo que lastra las piernas de los jugadores, el miedo a perder y la mala trayectoria del equipo cegaba el indudable potencial de los jugadores locales.


Por su parte los visitantes, a lo suyo, contener bien los escasas arremetidas locales, retrasar cualquier situación de juego, y balonazos para que la dinamita que tienen delante (dígase Morales, Moria secundados por el buen juego de Burbu) les diese ese algo más que se transformase en tres puntos.

En el minuto 49, falta en la frontal, la bota Merino a las manos de Gatell.

Los locales dominaban, pero su dominio no se traducía en ocasiones que inquietaran a Barriendos, por su parte el Illueca, en las escasas ocasiones que se acercaba a los dominios de Gatell, sembraban la incertidumbre en la hinchada local. Así fue en el minuto 63, en la que Moria no llega por poco a rematar.


Si en la primera parte fue el Tamarite el que estrello un balón en el larguero, en esta segunda fueron los visitantes, en una gran jugada de la delantera,  Cirac lanza un buen tiro al larguero.

El partido se arrastraba hacia el final, con un Tamarite que lo intentaba, pero unas veces la buena defensa visitante, expeditiva y sin complejos, y otras la imprecisión de los pases, impedían que se creasen oportunidades.

En el minuto 80, Juanjo, se va de todo aquel que le sale al paso y lanza un buen disparo, al cual responde Barriendos mandando el balón a córner con muchas dificultades.



Tirando de tópicos, llegamos al final del encuentro en un quiero y no puedo de los locales, un parece que puedo pero no quiero por los visitantes, con el que acabo un encuentro que no pasara a la historia por nada de lo ocurrido en él.

La parte positiva del encuentro, para los locales, es que parece que se ha cortado la sangría de goles que venía arrastrando en los últimos encuentros, se ha recuperado, en parte, la seguridad defensiva que caracterizaba este equipo al principio de temporada, pero se sigue negado de cara a puerta.





Por parte del equipo visitante, poca cosa, defensa férrea, expeditiva, calidad y entrega en el centro del campo, que solo se intuyó en cuentagotas, y peligro delante, con un Morales que la tuvo, pero se quedó sin marcar en su tercera visita a tierras oscenses, después de marcarle a la UD Barbastro y al Monzón.


La próxima semana, el Sábado a las 4 de la tarde, una nueva oportunidad de romper la mala trayectoria de CDJ Tamarite, será en Los Carmenes de Sariñena.



Jesus R. Almuzara

No hay comentarios:

Publicar un comentario